PARTENOGÉNESIS


La partenogénesis consiste en el desarrollo de células sexuales femeninas, dando lugar a un nuevo

individuo, sin necesidad de la intervención de la célula sexual masculina.

Aparece con cierta frecuencia en platelmintos, rotíferos, tardígrados, crustáceos, insectos, peces,

anfibios y reptiles, entre los animales, y también en plantas.

En el año 2001 ha tenido lugar el alumbramiento partenogenético de una hembra de tiburón martillo, sin

intervención de macho alguno. La hembra en cuestión no había mantenido contacto con el sexo contrario en los últimos tres años.

El nacimiento se produjo en diciembre del 2001 en el acuario del Zoo Henry Doorly de Nebraska. La cría

murió a las pocas horas, mordida por un pez raya, pero los científicos de la Nova Southeastern

University de Florida y de la Queen University de Belfast pudieron realizar el análisis de ADN y verificar

que no existían las trazas genéticas de un macho.

El caso ha sido publicado en la revista 'Biology Letters' y ha renovado el interés por el estudio de la

partenogénesis, un mecanismo autoreproductivo que desarrollan las hembras de algunas especies en

casos de aislamiento extremo o ante la imposibilidad de encontrar un macho.

La reproducción asexual es relativamente habitual entre las abejas y las hormigas. También se han

comprobado casos en serpientes y largartos en cautiverio: el más notorio de ellos, el nacimiento

de cinco crías de una dragon de Komodo en el zoo británico de Chester en el 2007.

La imagen que antecede al artículo fue sacada a la cría de tiburón martillo que murió unas horas después de nacer.

1 comentarios:

Victor Ossiel Vargas Aguilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario en la entrada